SUGEY MENDOZA|Día de las madres

Por Sugey Mendoza.-

El día de las madres es un día muy esperado por todos los mexicanos, la madre siempre ha tenido un lugar importante en la familia y en la sociedad, al ser esta quién concibe la vida y al ser el primer vinculo del individuo con el mundo. Educar, dar afecto, alimentar, son algunas de las funciones que ayudan a las madres a la construcción del futuro sujeto social. 

Para muchos es un día de fiesta, día de consentirla de diferentes maneras, invitarla a comer, a pasear, comprarle regalos, entre otras cosas, sin embargo, es curioso como muchas veces solo ese día se le reconoce a la madre su arduo trabajo, su dedicación y tiempo invertido a su familia, las madres por lo regular son abnegadas y entregadas.

El deseo de la madre es tal que se entrega completamente a los hijos, deja de vivir su vida y vive la de los hijos, cuando su objeto (hijos) de deseo parte, tiene que desplazar ese deseo hacia otro objeto de lo contrario se desmorona; hay madres que siguen siendo entregadas a los hijos aun cuando estos ya no están con ella.

Muchas veces las personas se preguntan, ¿Cómo es que le hacen las madres para que el día les rinda y llevar a cabo muchas actividades? ¿Cómo estas conciben levantarse aún estando enfermas? Precisamente es ese deseo materno la que las hace levantarse, el deseo de cubrirle todas las necesidades al hijo para que este no esté en falta y no se angustie.

Las personas que son ajenos a este deseo no pueden comprender el porqué, por lo que piensan que la madre lo hace porque es su responsabilidad, pero va más allá de las responsabilidades, el deseo es tanto que aún cuando el hijo la defraude en ella siempre lo perdonará.

El amor de la madre es un amor desmedido, pues ella está dispuesta a darlo todo,  a sacrificarse, a poner las necesidades del otro antes que las de ella, empero sus acciones no son todo el tiempo valorados o reconocidos, lo anterior sucede porque la sociedad no concibe los actos de la madre como deseo, los concibe como obligaciones y por lo tanto tienen que hacerlos,  si no los hace tienden a señalarla como “mala madre”, sin comprender que el deseo materno impera de formas diferentes en cada sujeto, no todos las madres están dispuestas a entregarlo todo, cada mujer tiene su forma particular de ser y de actuar y por lo tanto de desear.

Feliz día de las madres.

Diana Sugey Mendoza 
Psicóloga
dianasmc22@gmail.com