RIZOMÁTICO | “Tiempos modernos”

Imagen de la película Tiempos modernos de Charles Chaplin, 1936.

Por Vlad Cuevas

Es verdad que en la actualidad muchas empresas buscan desarrollar la autonomía y creatividad mediante distintas formas de comprender el espacio laboral, aceptando la diversidad de cultura y pensamiento de los empleados, preocupados por su salud física y mental. También, respetando derechos y leyes, siendo honestamente responsables con el  medio ambiente y el desarrollo de la comunidad.

Sin embargo, existe aún una cultura laboral arraigada que persiste en nuestra sociedad, misma que sigue un modelo empresarial mutilador de cualquier forma de pensamiento no estandarizado o institucionalizado, en ello sugieren se encuentra la clave de su éxito, por lo que mientras los automatizados empleados ven pasar el tiempo de sus vidas entre días tranquilos y días normales, esta triste y vulgar realidad continua, ya que se ha ocultado entre  los vacíos que los “tiempos modernos” ofrecen:

  1. Cuando en las empresas te dicen que hacer fuera de tu trabajo, donde hacerlo, porque hacerlo y con que fin hacerlo, da por hecho que tu sueldo servirá para pagar todos esos cambios que te piden hacer en tu vida.
  2. El mantra “Nadie es indispensable”, es la descripción de lo que el nuevo modelo económico promueve: la competencia entre las personas, por eso ya ni entre vecinos nos podemos poner de acuerdo.
  3. Los lugares de trabajo tienen tiempo creando “listas negras”, en ellas están aquellos que se aventuran a reclamar algún derecho o a criticar cualquier política.
  4. El Estado está ya condicionando por el mercado, se ha convertido en su capataz.
  5. El acceso a los derechos laborales está regulado por la economía, no por la autonomía sindical.
  6. La meritocracia al parecer comprende al nepotismo como un plus.
  7. La competencia entre pares a estandarizado los ideales, que todos quieran lo mismo es un triunfo del sistema educativo profesional.
  8. El exceso de evaluación consume el valor humano del trabajador, este se encuentra en observación permanente, de manera sujetada, como en la inquisición.
  9. Los espacios de socialización están siendo cooptados por la empresas, se administran siguiendo el orden de una ficha técnica, se usan normas de vestimenta, de uso de lenguaje, de actitud y de participación.
  10. En las empresas se recetan vacunas de superación personal, éstas te protegen de la autonomía, la rebelión, el mal vestir, la música de locos y pedir algún pago por las horas extras trabajadas.
  11. El empleado es presa del consumismo, como nunca está apegado a su madre vanidad y a su padre dinero.
  12. La iniciativa privada promueve manuales de éxito profesional, son como los libritos del catecismo.
  13. De vez en cuando en tu trabajo recibes la visita de pastores evangélicos, les dicen “coach de vida” .
  14. Practicar la democracia en un trabajo solo aplica a la hora de escoger que comer para el festejo de fin de mes.
  15. La comunidad va muriendo en la lógica de mercado, cada quien ve por sí mismo, la sociedad es presa del corporativismo.

@vladimircuevas