RIZOMÁTICO | El camino de los iguales

Por Vlad Cuevas

 

Tal vez esté loco por seguir caminado por estos lugares construidos por alienados vanidosos. Quizás esté loco y sea ya uno más de esos alienados desconocidos de los que nos quejamos tanto.

Cuando pasas tanto tiempo haciendo lo mismo y dicha rutina retiene los vicios adquiridos durante su proceso de construcción, es común que logres visualizar salidas para provocar cambios, pero también es común que no sea así y por el contrario recreas, a tu parecer, nuevas distracciones para la realidad, aceptándola al tratar de confiar en ella con vehemencia lógica.

Te sumas al equipo pues, del proyecto de la nueva gerencia, del líder moral o de la institución que te mantiene haciendo cosas…por supuesto,esto depende del intercambio de valores, ya que si tienes en ese preciso momento lo necesario, dígase de los elementos básicos exigidos por la cultura dominante: además de lo básico también casa propia, carro, dinero para diversión o incluso un extra para tener algo de que presumir; en consecuencia, incluso ante las humillaciones, seguirás por las calles caminando con la playera bien puesta y agitando la bandera del supuesto amor que te han dejado alcanzar, aunque siempre dispuesto a cambiar de dueño.

Ya que es posible que no tengas certeza de dónde vienen las ideas y reglas que sigues, sin embargo, estás seguro de saber que es necesario seguirlas para llegar al éxito, donde sea que eso sea.

Entonces, desprenderse de esa”seguridad” ofrecida es de locos, ya que podrías conseguir tales elementos básicos haciendo lo que tu ser reclama, pero si esa comprensión del ser fue negada o abandonada a edad temprana, es posible que ni siquiera tengas idea de que se puede hacer con la voluntad y fe en la humanidad que posees.

El camino de los iguales donde se construyen casas cuadradas con limites asociados al valor que el dinero otorga, se ha llenado de locos ambulantes que gritan con frenesí las palabras de un desconocido.

A pesar de ello, y si en tus soledades logras quejarte, ahí adentro existe algo que no ha muerto, gritando revolución. Preciso será andar con cuidado ya que al mismo tiempo que levantas la voz, los gritos de la vanidad agrupados en forma de obligaciones supuestamente morales buscarán acallar tus pensamientos, controlando cualquier puerta de salida al camino de la diversidad, esos espacios limitados por los tercos y viejos lobos guardianes de la realidad alienada te tienen atrapado mirando tras una pantalla los graciosos memes, las letras vacías, los culos y tetas de nuestra generación.

 

@vladimircuevas