SOFISMAS DE OCASIÓN| Voto Cruzado en Sinaloa: ¿A quién beneficia? (Senadores).

Por Juan B. Ordorica (@juanordorica).-

Mucho se habla del voto cruzado y de los cambios que esto tendría en las tendencias electorales en Sinaloa. Si bien es la primera vez que tendremos elecciones locales concurrentes con las federales, es una realidad que el voto cruzado por presidente de la República y candidatos a senador tiene un registro histórico digno de analizar. Para el siguiente análisis tomaremos de referencia las últimas tres elecciones a presidente de la República y a senadores tomando como base la información del INE.

El PAN en el 2000 tuvo un promedio nacional por estado de voto cruzado de 5%, es decir, la disparidad entre los votos que obtuvo Vicente Fox y los senadores fue de 5.31%, En Sinaloa Fox obtuvo 23.77% de los votos y Yamuni 26.48%; para el año 2006, el promedio nacional de voto cruzado para el PAN fue de 2.4%, Felipe Calderón alcanzó el 37% de los votos y Heriberto Félix el 36.98% ; ya en el 2012 el promedio por estado se mantuvo en el 2.6%, Josefina Vázquez Mota registró 25% y el Dr. López Brito 23%. El panismo Sinaloense es muy estable en sus decisiones, Cruza poco el voto.

En la derrota del año 2000, el PRI registró en promedio nacional 1.7% de diferencia entre la votación presidencial y sus Senadores. En Sinaloa, Francisco Labastida arrasó con el 64% de los votos y la fórmula del finado Lauro Díaz y Marta Tamayo rondó el 58%; en la debacle priista del 2006 con Madrazo a la cabeza, el promedio del voto cruzado fue de 6.5% y el tabasqueño obtuvo el 26% entre los sinaloenses, Francisco Labastida y MALOVA casi duplicaron la votación con el 45%; durante la más reciente elección, Peña Nieto revivió al Priismo. El promedio nacional priista para cruzarle el voto al actual presidente fue de 5.4%, localmente pudo llegar a los 46 puntos porcentuales, pero los senadores Aarón Irízar y Daniel Amador se quedaron 10 puntos detrás registrando 36%. El priismo Sinaloense tiene a salirse del promedio nacional y cruza mucho el voto.

Por los rumbos de la izquierda, el promedio nacional en el 2000 fue de 2.5% entre Cárdenas y sus Senadores, En Sinaloa se quedó con el 9% y su fórmula al Senado con 11%; durante la era de López Obrador, en el 2006 le cruzaron el voto en 6% en el promedio por estados, con ningún senador teniendo más votos que él. Por los rumbos sinaloenses, el tabasqueño convenció al 36.98% del padrón, pero la fórmula al Senado apenas llegó al 13.7%; en el 2012, Don peje obtuvo 26.3% de los votos, y una vez más su fórmula al Senado se quedó muy atrás con apenas el 16.16%. Sinaloa es de los estados más discordantes para la izquierda entre el candidato presidencial y el Senado.

El caso de Héctor Cuén también es asintomático. Mientras que Nueva Alianza tuvo un promedio nacional en el 2012 de 1.6% entre Quadri y los senadores del PANAL, el exrector de la UAS llegó a los 16.17% de la votación, una disparidad estadística digna de analizar.

Conclusiones:

Sinaloa es de los estados a nivel nacional con mayor intercambio de votos entre partidos. El PAN loca ha mostrado el voto más uniforme, pero la inclusión de Manuel Clouthier en la boleta pudiera redistribuir la votación al Senado en este segmento de la votación.  El PRI mandó su voto a López Obrador en el 2006 y pudiera repetirse este escenario; respecto al Senado, este partido ya demostró que puede desprenderse de su candidato presidencial, pero responder por los candidatos locales; La fórmula de Rubén Rocha e Imelda Castro tienen un antecedente complicado. López Obrador no ha logrado transmitir su popularidad a los Senadores en Sinaloa. Entre 10 y 15 puntos estuvieron detrás del tabasqueño en los últimos comicios. El reto de los candidatos de MORENA es reducir la brecha al promedio nacional (entre 4 y 6 puntos). Por el lado de Cuén ya demostró la capacidad de conseguir 15 puntos más que el candidato a la presidencia. En está ocasión tendrá que tapar el hoy que puede dejar Clouthier entre los panistas. La primera minoría estará por el orden de los 21 puntos porcentuales.

En otros estados del país, la elección al Senado ya está definida por sus comportamientos estables entre la votación presidencial y el Senado. En Sinaloa el voto cruzado es un misterio y tiene comportamientos atípicos. Las cuatro fórmulas tienen oportunidad estadística y antecedentes numéricos que los respalden. MORENA necesita cerrar la brecha con López Obrador; el PAN construir a partir de un Anaya que no tiene mucha presencia en Sinaloa; el PRI apostar a la disciplina y reeditar el 2006; Manuel Clouthier buscar el voto estable del panismo…. Cada quien en su estrategia.

Juan B. Ordorica.

@juanordorica