SOFISMAS DE OCASIÓN| PRI en Sinaloa, sálvese quien pueda.

Por Juan B. Ordorica (@juanordorica).-

En el plano nacional, el PRI está en agonía. Sufre. La carga brutal de corrupción, displicencia y excesos lo tiene en cuenta de protección. Un viaje más a la lona y será todo para la campaña del PRI a la Presidencia. El problema no termina ahí. Apenas comienza.

Las ondas de choque de la caída del gigante PRINOSAURICO están a punto de llegar a Sinaloa. Ante la orfandad de una campaña paraguas que aglutine a todo el jurásico tricolor, la desorganización es evidente. Los priistas más avispados saben que el meteorito que trae en sus alforjas la extinción es innegable. No lo pueden detener. Llegó la hora de evolucionar o extinguirse ante la catástrofe que se les viene encima.

De boca de uno de los candidatos priistas escuché que él no va esperar a nadie, tampoco piensa ahogarse junto a los demás. Si ve que el resto de las campañas están perdidas, él seguirá solo sin voltear a ver a sus correligionarios. Está consciente de que al único que puede apoyar es a sí mismo. Se terminaron las épocas en que todos se colgaban de un tlatoani y la ola los llevaba a feliz destino. Hoy son rivales entre ellos. No hay solidaridad tricolor. Eso se terminó.

Las campañas federales en Sinaloa, para los priistas están siendo duras, muy duras. Lejos quedaron aquellas fiestas electorales y la unidad inquebrantable. Hoy, las caras son largas, los dientes apretados y los estómagos revueltos. Mario Zamora se ve desarticulado de su compañera de fórmula, Rosa Elena Millán. No hay química. Parece que no se toleran. Muy diferente a las otras dos coaliciones. Rubén Rocha e Imelda Castro parecen muéganos, mientras que Héctor Melesio Cuén y Silvia Treviño comienzan a mostrar una cierta dinámica de cooperación…. Clouthier es él, no necesita más invitados a su fiesta.

Las campañas locales todavía no arrancan, pero los escenarios no pintan muy diferentes para los actores que se van a sumar al tablón; al contrario, salvo uno que otro, la mayoría serán una nueva carga para los ya están en campaña. Casi todos buscan la reelección y además de cargar con el desprestigio del PRI, traen en su espalda las propias desgracias de la encomienda anterior…  Si Jesús Valdés, Paola Gárate, Andrés Félix, Tomás Amador, Irma Moreno y compañía son los refuerzos para apuntalar el triunfo del PRI en Sinaloa, pues…

Todavía le queda una carta al PRI para evitar una tragedia en Sinaloa y ser un pequeño oasis en el inmenso desierto que les espera en todo México: Quirino Ordaz. La operación política del gobernador será clave para salvar el pellejo y la carrera de alguno que otro priista, pero será imposible que rescate a todos. Él lo sabe. Sus apoyos serán selectos y focalizados.

Se vienen épocas negras para el priismo sinaloense. Se esperan derrotas y caídas, pero el golpe más fuerte no llegará el día de la elección. El golpe más fuerte lo sentirán el 1 de diciembre del 2018, cuando las huestes peñistas cobren el favor a Quirino. Decenas de funcionarios federales caerán a estas tierras en busca de refugio y exilio dorado. El priismo sinaloense verá caer sobre ellos el peso de la desgraciada realidad.

Juan B. Ordorica.

@juanordorica