SOFISMAS DE OCASIÓN| Paola Gárate y su “pack”.

Por Juan B. Ordorica (@juanordorica).-

Iniciaron las campañas locales y con ellas se vinieron en andanada las ocurrencias chicharroneras propias de algunos políticos amantes de la vacuidad. El primer día, sin duda, se lleva la corona a la reina del Chicharrón, la candidata a diputada local por uno de los distritos de Culiacán, Paola Gárate.

La candidata del PRI tuvo la absurda ocurrencia de publicar en sus redes sociales el ofrecimiento de mandar el pack a cualquier seguidor que se lo solicitara vía WhatsApp. Para todos aquellos que no estén familiarizados con el termino pack, este anglicismo hace referencia en la jerga moderna de los medios digitales a fotografías de desnudos. Este concepto es utilizado entre los jóvenes para pedir desnudos a sus amigos o parejas. En pocas palabras, la candidata a diputada, utilizando este ambiguo concepto, pretende levantar el morbo y atraer a curiosos a sus redes sociales.

Muchos dicen que la estrategia funcionó. Que su campaña sobresalió del resto y generó un grado de conocimiento en materia mercadológica sobre su imagen, pero ¿en verdad estamos dispuestos a aceptar estrategias tan ruines nada más por ser ingeniosas?

Paola Gárate es una política que no se caracteriza por la profundidad de pensamientos o sus contribuciones al mundo de las ideas. Es producto de la maquinaria priista con todas sus limitaciones. Desde niña se ha integrado a los movimientos territoriales del PRI y poco a poco avanzó en los escalones del tricolor más por sus relaciones que por sus contribuciones. Hoy busca reelegirse.

Poco o nada contribuyó en la legislatura local anterior. Abandonó su cargo después de algunos meses para asumir la suplencia en una diputación federal; también la dejó tirada. Prefirió renunciar y dejar a los sinaloenses sin un curul en la Cámara de Diputados para venir a ofrecer el pack a los votantes de su distrito.

Una vez más Paola Gárate lo confirma: su carrera política es de ocurrencias desagradables. No se trata de ser mojigatos y condenar la estrategia publicitaria, se trata de exhibir la incongruencia de una política que busca espacios para las mujeres utilizando figuras de polémica baratas. ¿Cómo alguien puede tomar en serio a Gárate después de esa promoción? Convertir a la mujer en objeto por algunos cuantos likes, viniendo de una misma mujer debe de ser castigado con severidad por los electores.

La política demanda creatividad, pero no de esa manera. Tal vez la publicidad fue eficiente, pero el pack de Paola Gárate no es tan atractivo como parece. Muestra una candidata sin sensibilidad, oportunista y la pinta de cuerpo completo en la lucha por la real equidad de género.

¡Allá ella y sus likes, allá ella y sus packs! Seguramente alguien recibirá con agrado los atributos de Paola Gárate y los podrá disfrutar en privado. Sea cual sea el pack que la candidata haga llegar, más de uno tendrá el placer de sabrosear ese contenido… político.

Juan B. Ordorica.

@juanordorica