LA CLOACA| CULIACÁN ENEMIGO DE LA TRANSPARENCIA

Por.- Mario Roodríguez Kato

En las últimas semanas he realizado diversas solicitudes de información al Ayuntamiento de Culiacán, las respuestas son cada vez más repulsivas, primero fueron argucias para evitar dar una respuesta, después vino una lamentable entrega de información FALSA, y hoy se llegó al caso de INTIMIDARME; por medio del cobro de cuotas voluntarias como si fuesen impuestos obligatorios, el mensaje que mandan los responsables del acceso a la información pública del gobierno municipal es lamentable y lo peor es que deben estar apoyadados desde los más alto de la administración, o por lo menos eso parece.

Evidencie el caso de Alfredo Pérez Camarena, un joven de Escuinapa que radica en Culiacán hace años y fue contratado bajo circunstancias poco claras, hasta donde sé, desempeño funciones en el área de recursos humanos, curiosamente cuando solicité información sobre él, recibi una negativa bajo el pretexto de un error en el nombre, después una vez corregido el error, recibí información falsa, ya que está no concuerda con los cargos sindicales que hoy ostenta el funcionario, mismos que como demostré abandona para hacer proselitismo en una organismo del PRI.

El pleno de la Comisión de Acceso a la Información Pública de Sinaloa me dio la razón y emitió una recomendación para que la información de Pérez Camarena se me diera integra, algo que no ha sucedido a cuatro meses de la resolución; por otro lado recientemente solicite una copia de algunos recibos que paga el gobierno de Culiacán, la respuesta merece un premio a la OPACIDAD PÚBLICA, resulta que la burocrácia respondió que como son muchos recibos no me lo pueden entregar en formato digital, pero si en COPIA FÍSICA, ósea no hay personal para ESCANEAR pero si para FOTOCOPIAR, claro la motivación de recurrir a la fotocopia es que la ley marca que después de veinte reproducciones el ciudadano debe pagar el resto de las hojas, en este caso hablamos de más de 20 mil.

No conformes con la argucia para obligarme a pagar cuarenta centavos por cada copia, que en este caso serían casi ocho mil pesos, sutilmente en el oficio de respuesta se menciona que de solicitar estas fotocopias las cuales debo pagar ante la caja del ayuntamiento se me podría generar un cobro “EXTRA” por conceptos de cuotas PRO SALUD, PRO DEPORTE, PRO INFRAESTRUCTURA etc. Es decir, el costo de la copias es indeterminado y dependerá de la voluntad de la autoridad local para fijarme costos adicionales disfrazados de impuestos cuando en realidad deben ser cuotas voluntarias, una vil INTIMIDACIÓN velada a quién ose hurgar en donde no debe.