LA CLOACA| En defensa del patrón… y su tufo

Por Mario Rodríguez Kato

La peste que invade a Culiacán en lo que va del año tiene un principal sospechoso, Jesús Vizcarra Calderón y es que el rey de la carne abrió una planta procesadora en la sindicatura de Culiacancito, misma que empezó funciones a principios de este año, es decir, justo cuando la ciudad empezó a oler a “caca”.

La reacción de las autoridades fue muy lenta y el presidente Antonio Castañeda salió a decir que se investigaría el origen de la pestilencia, pero en un hecho insólito, exonero de culpas a la principal sospechosa de la peste, la planta de SuKarne, el alcalde dijo fuerte y claro que Sukarne no era culpable de los malos olores, ósea está haciendo una investigación, no ha dado con el culpable pero de antemano ya tiene un inocente…

Un mes después vino Martha Robles, la secretaria de Desarrollo Sustentable (ni presupuesto tiene) en el gobierno de Quirino Ordaz, la funcionaria dice que según el monitoreo de sus estaciones de aire, la pestilencia no afecta a la salud de los culichis, en pocas palabras minimiza el problema, Robles no salió a decirnos que ya tenía avances del origen del problema, o que posibles soluciones hay, solo salió a decirnos que no seamos exagerados, es un simple “olorcito”.

Es curioso que ningún otro funcionario estatal o municipal haya salido a declarar sobre el tema, ni el mismo Quirino Ordaz Coppel lo ha tratado y es curioso porque los defensores de la pestilencia fueron funcionarios en la administración municipal de Jesús Vizcarra en Culiacán (2007 – 2010) , el Tony Castañeda como su primer regidor que controlaba al rebaño priista en el cabildo y doña Martha Robles fue la directora de vivienda.

Dos funcionarios del “establo político” de Chuy Vizcarra, defendiendo a su patrón, primero al descartar a priori a Sukarne de ser la causa de la peste, y segundo minimizando la magnitud del problema, terribles coincidencias.