Entre tensión e incertidumbre reponen evaluación Asesores Técnicos Pedagógicos de Sinaloa

El Afiche.mx/ El termómetro rosaba los dieciocho grados centígrados, era una mañana fresca de sábado, para muchos sinaloenses un día rutinario cualquiera, pero para más de doscientos maestros era un sábado extraordinario, y lo peor es que estaban ahí no por su responsabilidad, sino por la ineptitud o perversidad de burócratas que devoran el presupuesto educativo sin contribuir en nada al proceso de enseñanza de nuestros niños y jóvenes.

La Escuela Normal de Sinaloa ubicada por la avenidad Manuel Clouthier, fue la cede de la evaluación al desempeño docente de los profesores que cumplen con funciones de Asesores Técnicos Pedagógicos (ATP); un examen que ellos ya habían presentado en julio del 2017, mismo que consistió en tres herramientas de evaluación, pero las autoridades educativas decidieron no validar una de estas, y con eso dejaron en la incertidumbre jurídica a miles de maestros en todo el país.

La reforma educativa estableció que para obtener una plaza de cualquier categoría en el sistema educativo debes realizar un exámen de ingreso, y despues de dos años realizar un exámen de permanencia para adquirir la titularidad del cargo, pues bien los ATP sinaloenses cumplieron con este segundo requisito en julio de 2017, los resultados definirían su futuro laboral y mejorarían sustancialmente sus prestaciones laborales, el problema es que la SEP invalidó la prueba y con ello la posibilidad de que recibieran sus titularidades.

La prueba se reprogramó para hoy diez de marzo de 2018 a las ocho de la mañana, alrededor de las siete de la mañana comenzaron a llegar los ATPS, las caras de desconcierto abundaban y es que existe desconfianza en que las autoridades vuelvan a recurrir a alguna argucia para retrasar sus nombramientos, entre más tarden en reconocerles su base, les seguirán pagando sueldo y prestaciones como si siguieran “a prueba” o sea como si aún fueran de nuevo ingreso.

Treinta minutos pasaron y algunas maestras comenzaron a portar y repartirse playeras de color rojo con la leyenda “soy atp bajo protesta”, algunas cartulinas con consignas fueron pegadas en paredes y ventanas de una de las aulas en donde se aplicaría el exámen; uno de los aplicadores pidió atención de los presentes que hacían antesala en uno de los pasillos, mientras murmuraban sus inquietudes, el instructor les pidió que fueran al baño, ya que una vez dentro del aula no podrían salir, una profesora reviró “entonces si me dan ganas adentro me hago en el asiento o qué”, alguien agregó “vete por pañales” en tono de mofa; la tensión se disipó luego del encuentro verbal por la instrucción dada, los ATPS fueron separados en tres grupos previó al inició de la aplicación.

A pesar de que estos mismos maestros realizaron manifestaciones nutridas en Agosto de 2017, hoy la protesta fue más discreta, y es que según un testimonio habían recibido intimidaciones sutiles por parte de las autoridades educativas, una de ellas fue la inclusión de un inciso en la convocatoria para esta evaluación, dicho apartado señala que “aquellas acciones que obstaculicen la aplicación de la prueba” son causal para cancelar la participación del maestro que incurra en ellas, claro quien delimita que acción obstaculiza y cual no, son las personas que aplican la prueba.

Al final una tercera parte de los presentes entró a evaluarse con playera roja y la consigna de bajo protesta, la inconformidad se externó inevitablemente; en el lugar también estuvo presente como acto de solidaridad el maestro Atanacio Loza, representante del Frente en Defensa del Magisterio.