ALÉTHEIA| Todas las respuestas.

Por Yamir Valdez.-

Nos pasamos la vida tratando de comprender, encontrar soluciones, preguntarnos por qué, qué tenemos que aprender … A veces nos desesperamos por no encontrar las respuestas a nuestras muchas preguntas, a pesar de nuestras horas, nuestros años de investigación.

Si la ansiedad se interpone en el camino, entonces buscaremos frenéticamente aprender todo, saber todo, seguir todos los cursos, leer todos los libros de lo que nos interesa para finalmente comprender los pormenores.

Estamos buscando los mejores métodos para ser feliz, las mejores formas de tener una pareja armoniosa, todo lo que necesita hacer para vivir en abundancia.

Y siempre esta búsqueda que ha estado con nosotros durante tanto tiempo y que intentamos responder día tras día, incansablemente. Con poco éxito.

Y luego, un día, nos damos cuenta de que toda esta búsqueda es inútil, que toda esta sed de conocimiento, para conocer los trucos, para evitar trampas, nunca se apagará con nuestra investigación. Comenzamos a notar que nos estamos agotando por querer saber todo, hacer todo, saber todo, entender todo.

Un día descubrimos que toda esta carrera frenética por perderse nada echa de menos lo esencial: vivir. Estar.

Luego descubrimos que tenemos todas las respuestas a todas nuestras preguntas dentro de nosotros y que no hay investigación por hacer: solo hay que dar la bienvenida a lo que es, lo que viene, lo que se expresa a través de uno mismo o a través del espejo que otros nos tienden.

Ya no tenemos que buscar, comprender o aprender, sino ser, en toda nuestra esencia, en toda nuestra presencia, en toda nuestra conciencia.

Deja que la vida te guíe, recibe lo que se nos ofrece, permanece abierto y humilde, vulnerable y fuerte, recto y flexible … Al seguir este movimiento de la vida, dejamos ir nuestra resistencia, nuestros temores, nuestra ira, nuestros rencores, nuestras ilusiones de control. ¡Entonces, la vida parece mucho más simple que difícilmente podemos creer que nos complicamos por mucho tiempo!

Acoger la vida tal como es, sin querer cambiarla, sin tratar de influir en ella, sin querer más o menos …

¿Y si este es el paraíso?

Gracias por pasar.