Si Carranza, Juárez y los Diputados del Constituyente resucitaran, se volverían a morir

Por Omar Arias

Como se puede apreciar, en un país tan convulsionado como el nuestro, la Soberana Carta Magna está presente. Hace 101 años el Presidente de México, Venustiano Carranza Garza, promulgó en el Teatro de la República de Querétaro nuestra vieja constitución.

Fueron meses de arduo trabajo que abarcaron desde octubre de 1916 hasta el 4 de febrero de 1917. Los Diputados Constituyentes de diferentes facciones revolucionarias como: Villistas, Zapatistas, Carrancistas y Obregonistas, se enfrascaron en tremendo debate, principalmente por los siguientes artículos: 3, 27, 123 y 130 constitucional.

Los oradores iracundos como: Félix Fulgencio Palavicini Loría, Francisco José Múgica Velázquez, Esteban Baca Calderón, Donato Bravo Izquierdo, entre otros, discutieron durante meses la soberanía nacional, teniendo como base principal no entregar el petróleo al extranjero, tener tierra y libertad, una educación laica y gratuita, que la jornada laboral fuera de ocho horas con derecho a huelga, y, ante todo, vivir en un Estado Laico que se vino pregonando desde la anterior constitución del 5 de febrero de 1857.

El trabajo del Constituyente de 1917 fue excepcional, a tal grado que desde ese día a la fecha la nuestra fue la primera constitución del mundo en tomar en cuenta las garantías individuales, también, hay que reconocerlo, ha sido la más reformada en el mundo al presentar más de 700 modificaciones, por ello muchos actores políticos de la época han refrendado su interés en realizar una nueva Constitución y pasar a la historia como un Diputado Constituyente del 2018. En los próximos meses los mexicanos nos tendremos que involucrar en un debate constitucional de nuestra carta magna que hasta el momento es la mejor del mundo.

Si Carranza, Juárez y los Diputados del Constituyente de 1917 resucitaran, se volverían a morir porque nuestra constitución no se ha aplicado al pie de la letra. De ser así México sería otro país. Muchos podrán coincidir o no al respecto, dirán que la Constitución es obsoleta y que no está a la altura de los tiempos actuales, entonces, bienvenido el debate.

¿Tendremos o no una nueva Constitución? Ojalá sea la mejor del mundo como la promulgada hace 101 años, pero en el imaginario social no veo a un Diputado de la actual legislatura haciendo su papel de constituyente cuando en su vida han agarrado un libro. A mi juicio, con la actual constitución tenemos pero se tiene que aplicar al pie de la letra, diremos que las condiciones de 1917 no son las mismas del México del siglo XXI, pero la realidad de las cosas es que los postulados de los constituyentes de 1917 no se han cumplido como nuestra sociedad lo requiere.

Pd: No me imagino a la legislatura federal actual legislando una Nueva Constitución, como tampoco me imagino a la próxima legislatura haciendo lo propio, si México requiere una nueva Constitución, también necesita Diputados Federales y Senadores de altura.