PALOMITAS Y REFRESCO| Tres anuncios por un crimen: no importa quién la hizo, si no quién la pague.

Por Juan B. Ordorica (@juanordorica).-

Resumen para desesperados: Una madre afligida no encuentra justicia para su hija violada y decide hacer bullying a todo el departamento de policía de su pueblo utilizando el Facebook de antes: los anuncios espectaculares.

Desde mi particular punto de vista, esta película es de las grandes favoritas para ser la ganadora del Óscar el próximo 4 de marzo. No le veo debilidad por ningún lado a esta maravillosa historia de drama, venganza y dolor emocional. Tal vez un par de actuaciones flojas, un par de personajes sin sentido y una edición promedio, pero, fuera de ahí, es redonda por todos lados.

Cualquier madre estaría dispuesta a hacer hasta lo imposible por conseguir justicia en caso de perder a uno de sus hijos o hijas; esta es la premisa de “Tres anuncios por un crimen”. En la pequeña comunidad Ebbing Missouri, una joven es violada, asesinada y después quemada. Al cabo de algunos meses, la policía sigue sin encontrar al asesino o alguna pista que pueda llevar a su detención.

La madre de la chica decide vender un tractor y comprar publicidad en tres anuncios abandonados fuera del pueblo. Los anuncios exigen justicia a la policía por la muerte de su hija. La mitad del pueblo la apoya y la otra mitad desprecia sus actos. El jefe de policía (Woddy Harrelson) es un buen hombre, comprometido con su trabajo y querido por el pueblo, lo que polariza más a la comunidad.

Frances McDormand (ganadora del Óscar en 1997 por Fargo) es una gigante de la actuación. En este largometraje interpreta a Mildred, una madre soltera abandonada por su esposo quien se fue con una chica de 19 años, y su búsqueda de justicia y venganza. No recuerdo si pude observar una pequeña sonrisa de parte de este personaje en toda la película, pero es durísima. El dolor y el coraje jamás abandonan en alguna escena a McDermond (aun en las escenas con pequeños rasgos de comedia, sus facciones son inmutables).

El director Martin McDonagh tiene un trabajo aceptable (creo que Del Toro será el ganador en este rubro). Nos atrapa en una historia densa llena de las emociones humanas básicas más comunes (miedo, furia, desilusión, amor y muerte).

También en la miseria humana hay redención, aunque aparezca en las formas más extrañas que uno puede suponer. En la vida todos buscamos justica y no nos importa que sea irracional. Las personas necesitamos un chivo expiatorio para poner a dormir nuestros instintos.

Juan B. Ordorica.

@juanordorica