ALÉTHEIA| Desprendimiento.

Por Yamir Valdez.-

Cuando un avión o un barco quieren acelerar la velocidad o mejorar su rendimiento, o cuando se trata de una emergencia, eliminan el exceso de peso. Esto se llama desprendimiento.

Cuando queremos continuar nuestra evolución, vivir más a la ligera, movernos más rápido, reducir el estrés, también debemos usar la técnica de eliminación de carga.

¿Cómo deshacerse de lo que ya no nos conviene, de lo que nos pesa, de lo que nos frena en nuestra vida, de lo que arrastramos como grillete atado a nuestros pies?

De repente es necesario despojarnos las relaciones que nos hunden o ahogan, de equipo que llegó a ser demasiado pesado y que consume nuestro tiempo (“amigos”, pensamientos, hábitos, actitudes, etc.), quizá sea más sano dejar ese trabajo donde nuestro corazón ya no está y poner fin a compromisos con los que ya no nos identificamos, esos que tomamos hace tiempo, cuando éramos distintos.

Di no a lo que no te hace vibrar, a lo que ya no te levanta, a lo que se lleva demasiado de tus energías, a aquello que te parece una restricción inútil.

Cuando uno se deshace de todo lo que no nos sirve y no aporta a nuestro desarrollo como persona, conservamos lo mejor, lo que nos hace buenos, lo que nos hace felices, lo que nos hace mejores.

Cuando conservamos en nuestra vida aquello que ya no nos conviene, nos alejamos del lugar que la Vida nos reserva y que reavivará nuestra llama interior. Llevamos demasiado peso para nuestro bienestar, consumimos nuestra calidad de vida y terminamos apagándonos gradualmente.

No esperes a estar en un estado de emergencia para deshacerte de todo lo que te obstruye. Hoy es el momento de tomar decisiones más saludables, antes de que la vida te obligue a hacerlo de mala gana.

Amarse a uno mismo también es liberarse de lo que ralentiza nuestro desarrollo humano. ¡Y nos da alas!

Gracias por pasar.