RIZOMÁTICO | Positivismo Necio

Por Vlad Cuevas

“En el cimiento de la necedad no se puede asentar ningún discreto edificio”. – Miguel De Cervantes

Redes sociales y “charlas de pasillo se inundan de frases que se repiten y repiten en diferentes tonalidades. Por escrito aparecen en distintos tamaños de letras,  acompañadas de imágenes de figuras del pop o filósofos clásicos, acompañadas con una selfie o tal vez la imagen de un santo, se le atañen virtudes condescendientes a gritos escandalosos. Estos días, como todos los inicios de año, diría Fernando Delgadilo, andamos siempre tan definitivos, tan decididos a purificarnos, y por cientos los mensajes llegan deseándole el bien al mundo, limpiando la conciencia con impulsos teoréticos, con frases plagiadas descontextualizadas, con oraciones mágicas, con mensajes de positivismo necio.

La vanidad, pecado capital de las masas, es explotada diariamente con impresionismos firmados con elocuente palabrería. Un niño repetiría sin cansancio durante el resto de su vida tales manifiestos formándose en la fila de la necedad colectiva; siempre con la cara al frente, con el alma enamorada, con la molesta convicción del repulsivo que apenas algunas noches atrás alcoholizaba su arma para dispararle al aire.

Desde ese universo resumido de libros de autoayuda, han surgido las más celebres como catastróficas líneas, las cuales incluso promuevan la toma de decisiones personales: consintiendo al tonto, a la banal, a la hipócrita, al erudito de escabel, a los que se engañan solos frente al espejo y que les cuesta mucho solo ser. ¡Hacia atrás solo para agarrar impulso! ¡Nuevo año, nuevo yo! ¡Hoy voy a cambiar! ¡NO pain, No gain!….una y otra vez, de nuevo, los propósitos se listan en un papel y se acompañan de recetas efímeras, necedades compartidas, de positividad y energía valentona, de mentiras al fin.

Seguir ciervos del vaivén y del que dirán nos vuelve arrogantes, necios. Si la honestidad nos abrumara forzándonos a hablar, podríamos detestar sin resaca, querer sin recelo, dejar de aparentar…así ya no preferir ser solo positivos y necios por el miedo que provoca el ser juzgado, dejando de buscar la felicidad mientras esperamos el like.

@vladimircuevas

1 Comment

  1. Es cierto que.estamos llenos de buenos deseos en estos tiempos festivos, nos sentimos abrumados por tener la compañia de la familia y los amigos que hace mucho que no los vemos y.cuanfo regresamos.de.vacaciones volvemos a nuestra rutina diaria y seguimos adelante con las actividades acostumbtadas al cabos que falta un año para sentir lo mismo una y otra vez.

Comments are closed.