PALOMITAS Y REFRESCO|Call me by your name: El amor desde el estupro.

Por Juan B. Ordorica (@juanordorica).-

Resumen para desesperados:

Un estudiante de posgrado llega a un paraíso italiano a tener un tórrido romance con el hijo adolescente de su profesor (estupro homosexual consensuado con permiso de los padres)… El adolescente también se enamora de un albaricoque.

Seguimos con los cometarios de las películas nominadas al Óscar. Hoy toca el turno a la obra del director Luca Guadgino. El filme nos lleva al norte de Italia, a la casa de un profesor universitario que vive en una hermosa villa entre huertos de albaricoques y jardines de flores, acompañado de su esposa y su hijo adolescente de 17 años.

La historia se desarrolla durante el verano europeo y temporalmente se ubica a mediados de la década de los 80´s. Oliver, un estudiante de posgrado, decide continuar parte de sus estudios bajo la tutela del profesor Perlman. Al principio del viaje, Oliver, es como cualquier estudiante que llega a conocer un país extranjero: visita los pequeños bares de la ciudad, establece relaciones personales con las lugareñas y disfruta de los placeres de verano, pero poco a poco va teniendo una experiencia más íntima con el hijo adolescente de su profesor, hasta terminar viviendo una luna de miel auspiciada por los permisivos padres del menor.

La película es muy al estilo europeo: lenta y con mucho énfasis en las relaciones entre personajes. Es una propuesta muy arriesgada al abordar el tema del homosexualismo, pero desde la perspectiva de un adolescente. El viaje de un joven para descubrir su sexualidad, un adolescente que explora las relaciones heterosexuales y homosexuales al mismo tiempo.

La actuación de Michael Stuhlbarg es suprema (como dato curioso, este actor aparece en tres películas nominadas al Óscar este año: La forma del agua, The Post y Call me by your name). Sabe encarnar perfectamente el papel de padre frustrado ante sus propias decisiones de vida y busca liberar a su hijo de los prejuicios de esas decisiones.  Timothée Chalamet, el actor que representa al adolescente enamorado, Elio Perlman, se ganó una nominación al Óscar como mejor actor por su trabajo es esta película.  Su papel es bien desempeñado y sabe interpretar a un adolescente atormentado por el desamor, la frustración y la inestabilidad emocional. Armei Hammer (La red social, El llanero solitario) interpreta a Oliver, el estudiante de posgrado. Su trabajo es sólido, pero no llega al nivel de los otros dos actores.

El director se queda corto en la parte visual. Teniendo a su alcance grandes escenarios de la campiña italiana, no los aprovecha. La fotografía es monótona y sin mayor atractivo. Llegan a parecer escenografías montadas; no locaciones. En su conjunto, Call my by you name, es una película que depende de la historia y de un par de buenas actuaciones.  Nos recuerda un poco al estilo de “El talentoso Mr. Ripley”.

No es una película para todos, sobre todo por los grados de permisividad de unos padres que deberían cuidar el desarrollo de los hijos e idealiza el concepto de estupro, pero al final del día, el amor… o la calentura siempre encuentra sus caminos.

Juan B. Ordorica.

@juanordorica