JESÚS M. TORRES| Dinero para damnificados, ¿en dónde está?

Por Jesús Manuel Torres Moreno.

Es de todos conocidos la conmoción desastrosa sucedida en México el 19 de septiembre del año pasado: el terremoto que devastó a familias enteras, generó una gran movilización mediática y altruista. Fue el escenario de lo mejor y de lo peor que mostró el mexicano, porque eso sí, todos somos uno como sociedad, a nivel local o nacional, claro está, con sus diferencias.

La pérdida de hogares fue notoria, lo preocupante, además de las víctimas y secuelas que devienen del shock, son la no aplicación de manera debida de los fondos de ayuda internacional. Entre los mismos afectados está latente la inconformidad y  dolor de no haber recibido la ayuda que merecían.

Las familias, víctimas del terremoto y de la “burocracia” para la recepción de capitales donados por el mundo entero, se manifestaron en el Senado con carteles que decían: “¿Dónde está el dinero que el mundo nos donó? Con eso nos alcanza para la reconstrucción”.

Aunado a la opacidad al gasto de la beneficencia internacional, está la cuestión de las tarjetas hackeadas, mismas que fueron dadas por parte del gobierno a los damnificados a manera de solventar, en la medida de lo posible, los gastos que fueran necesarios.

Esta cuestión del hackeo significa que se hicieron movimientos monetarios con las tarjetas de los damnificados, antes de que estas llegaran a sus manos. Esto es debido, según fuentes oficiales, a que “Bansefi”, institución que se encargó de dar las tarjetas y de depositar el dinero del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), carece de los métodos adecuados para prevenir fraudes.

La verdad, es que el escenario parece más desolador, ya no por el desastre del terremoto, que fue grave, si no, por la falta de compromiso, ética y responsabilidad en la aplicación de la beneficencia tanto internacional, como nacional, la una por las donaciones captadas y que fueron dadas por otros países, celebridades, organismos internacionales, etc., y la otra, por la falta de transparencia en la repartición de las tarjetas y los recursos del FONDEN.

Es indignante que la ayuda, de un orden meramente humanitario, recaudada a nivel internacional, no llegara a las manos de quien en verdad la necesitaban.

Jesús Manuel Torres Moreno.

jesustmoreno94@hotmail.com

2 Comments

  1. Es una lamentable realidad y para muchos pareciera imposible de creer que no sean transparentes con las donaciones para los damnificados muy necesario para la construccion y reconstrucción de viviendas. Es una pena y una lamentable realidad que se vea eso en México. Buena nota para reflexionar mi estimado Jesús Manuel Torres Moreno ,

Comments are closed.