ALÉTHEIA| A la merced de…

Por Yamir Valdez A.

¿Estás a la merced de los demás? ¿de tu imagen? ¿de tu pareja? ¿de tus hijos? ¿de la rutina?

La mayoría de nosotros no hemos aprendido la libertad. Algunos lo han ganado a costa de esfuerzos y, a veces, de batallas. Pero mientras no nos concentremos en lo que la palabra libertad significa para nosotros, permaneceremos a merced de las expectativas de los demás, nuestras creencias y nuestras obligaciones.

Sin embargo, no fuimos creados para estar a merced de nadie, ni siquiera de nuestras mentes. Estamos aquí para experimentar la libertad, la creatividad, el amor.

Mientras no cuestionemos qué estamos haciendo y por qué lo estamos haciendo, operaremos con el piloto automático a veces con una sensación de vacío.

Encontrar sentido en la vida también es tomarse el tiempo para sentir si lo que estamos haciendo realmente está alineado con lo que somos. Es para liberarnos de lo que nos pesa, de lo que no es útil, de lo que nos roba demasiado nuestro precioso y ya contado tiempo.

Estar a merced de cualquiera no sirve a nadie. Ser libre en nuestro corazón y en nuestra mente nos permite considerar la Vida desde otro ángulo: el de la autenticidad. Porque seguir haciendo lo que ya no nos conviene es una falta de respeto hacia lo maravilloso que somos.

Tomar conciencia de lo que la vida espera de nosotros es sin duda uno de los mejores obsequios para hacer. Desde entonces, ya no estamos a merced de nadie, pero podemos agradecer a la Vida que nos forma día a día. Vivir libremente es también dejar que la vida nos guíe paso a paso.

Estar al servicio de la vida es la mejor manera de decirle ¡SÍ!

Gracias por pasar.

¡Feliz año 2018!

2 Comments

Comments are closed.