FEROZMENTE | Sentado en una hielera y escuchando un corrido.

La difusión de la información ha vivido múltiples etapas a lo largo de la historia, pero una manera que me parece interesante es el corrido. Este género musical que nació desde el siglo XVIII pero fue popularizado en nuestro país en la época revolucionaria.

Se dice que era atreves del corrido como los mexicanos se enteraban de las aventuras y anécdotas de los personajes populares de la revolución, así como de sus vaivenes de amores, y que si Adelita se fuera con otro la seguirían por tierra y por mar.

El corrido fue evolucionando, gracias a éste nos enteramos qué fue lo que pasó a orillas del rio Bravo en una hacienda escondida y de qué traían repletas las llantas del carro Emilio Varela y Camelia la Texana.

Es en la década de los 70´s donde se origina el “boom” de un subgénero del corrido llamado: narcocorrido, era al igual que el corrido original, la narrativa de una historia a lo largo del tiempo y espacio, pero vanagloriando narcotraficantes. Por poner un ejemplo, pudiéramos comenzar una estrofa de un corrido diciendo:

Un amigo se metió a la mafia, porque pobre ya no quiso ser, ahora está preso en Almoloya, sus familiares lo visitan una vez al mes.

Sin embargo, con el toque del narcocorrido se escribe así:

Un amigo se metió a la mafia, porque pobre ya no quiso ser, ahora tiene dinero de sobra, por costales le pagan al mes.

El objetivo es claro, generar la percepción que entrar al negocio del narcotráfico es redituable, que es una manera sencilla de formar riquezas y de tener una vida de excesos materiales.

Aunque en diversas ocasiones el personaje al cual se alaba no cumple ciertamente con las características mencionadas en su corrido. Para corroborar lo anterior, hay que ver en YouTube la entrevista que le realizó a mediados del presente año el productor de radio, Pepe Garza a Marisela Sánchez, viuda del ídolo Chalino Sánchez.

Ella expresa que en ocasiones su entonces esposo, se sobregiraba en alabazas a quien le componía su corrido, mientras que en la letra se hablaba de un hombre poderoso y adinerado, en la realidad con esfuerzo reunía la cantidad de dinero para cubrir los honorarios del buen Chalino.

Por si fuera poco, al subgénero del narcocorrido se le añadió hace pocos años una subespecie llamada “movimiento alterado” o “corridos progresivos”, para ser concretos, fue como pasar de la clasificación C en las películas a la XXX. El objetivo es el mismo, pero la forma de contar la historia es distinta, de una manera cruda y con un lenguaje urbano.

Este movimiento en particular, al igual que el rock en la época de los 50’s y 60´s, no ha sido bien visto por el Gobierno y por las buenas costumbres de la sociedad, por lo cual se ha intentado satanizar y eliminar a como dé lugar.

El pasado 26 de octubre, el H. Ayuntamiento de Mazatlán emitió un boletín en el que se informaba que se le negaba el permiso de presentación en la Expo Feria CANACO 2017 a uno de los principales representantes del mencionado movimiento, Alfredo Ríos, mejor conocido como “El Komander”.

El argumento era una amenaza de ataque durante la presentación de dicho cantante. Evidentemente es un argumento sin sentido, los mazatlecos no me dejarán mentir, son recurrentes las amenazas en eventos masivos en el puerto, desde tsunamis, balaceras, jeringas con el virus del sida, etc. El interés real es eliminar la música que hace apología del delito y del crimen organizado.

Aclaro que no soy partidario del “movimiento alterado”, no acostumbro a tener ese género musical en mi playlist. Es innegable que como sinaloenses hemos tenido contacto a lo largo de nuestra vida con corridos y narcocorridos, pero de eso, a pagar por presenciar un espectáculo de esa naturaleza, hay una gran brecha.

Lo que si pondría a forma de debate sobre la mesa es: ¿estará el gobierno municipal de Mazatlán acotando la libertad de expresión? No son pocos los fanáticos y seguidores del Komander y otros cantantes del género. O acaso estará pensando el gobierno que con estas acciones los índices de homicidios vendrán a la baja.

La revolución no se hizo gracias a los corridos, los corridos se hicieron por la revolución, el narcotráfico no nace por los narcocorridos, sino los narcocorridos nacen por los narcotraficantes. Entonces, si no queremos más narcocorridos ni movimiento alterado las acciones deben de ir encaminadas a eliminar el narcotráfico y la delincuencia organizada.

“Nunca subestimes el poder de la música”, (COCO 2017)