FEROZMENTE | Si te parece prudente, esta propuesta inde…pendiente (a ver, a ver)

Nuestra Carta Magna, esa que se publicó en el Diario Oficial de la Federación hace 100 años, establece el derecho que tenemos los ciudadanos mexicanos a votar y ser votados en las elecciones populares. Sin embargo fue hasta el mes de agosto de 2012, gracias a la reforma político-electoral, cuando se aclaró que para participar no era necesario ser postulado por algún partido político.

Como se podrán dar cuenta, será la primera ocasión en que tendremos candidatos por la vía independiente a la Presidencia de la República después de la reforma. No obstante esta figura ya ha sido aplicada en varias elecciones tanto federales como a nivel local.

Los casos más populares son el de Jaime Rodríguez -mejor conocido como el Bronco- en Nuevo León y el de Pedro Kumamoto en Jalisco. En nuestra entidad tenemos el caso de Manuel Clouthier Carrillo, un caso que es interesante analizar a detalle.

Mucho se rumoró que Clouthier obtuvo el triunfo electoral a Diputado por el V Distrito Federal gracias a la apatía de un grupo de priistas en Culiacán. Es algo que no se podrá comprobar, pero lo que sí se puede comprobar es que hubo un comportamiento extraño en los resultados electorales.

En el 2003 el PRI obtuvo 48,858 votos en ese distrito, para el 2006 (año en el que el PRI perdió ese distrito) obtuvo 46,398, en 2009 disminuyó a 39,533 pero obtuvo el triunfo, en 2012 -gracias al efecto Peña Nieto- arrasó con 69,977 votos, pero en 2015 la cantidad de votos obtenidos por el tricolor fue de tan solo 27,388, es decir; su votación más baja en 12 años, además hay que agregar que el V Distrito fue el que tuvo el porcentaje más bajo de participación electoral en 2015 en Sinaloa. O sea que pudiéramos hablar de tres hipótesis, o los priistas no salieron a votar, o los priistas votaron por Manuel Clouthier o ambas hipótesis anteriores.

Algo que abona al rumor anteriormente comentado, es que se dice que un grupo de priistas en Culiacán querían evitar que su candidato, Ricardo Hernández, obtuviera el triunfo ya que se convertiría en un posible candidato a Presidente Municipal de Culiacán, y ellos ya tenían dentro de sus planes el nombre de Jesús Valdés, quien hoy es el Alcalde de la capital sinaloense.

Menciono lo anterior no con el afán de demeritar el triunfo de Clouthier, sino que con ello se pudiera explicar el por qué no ha tenido el arrastre político como si lo tiene el Bronco o Kumamoto, quienes obtuvieron un triunfo contundente.

Pero ¿de verdad los candidatos independientes son la solución a nuestros males? Hasta el día de hoy se habían registrado 9 aspirantes a la Presidencia de la República de manera independiente y pudieran llegar a ser hasta 11. No dudo de la capacidad del ex perredista Armando Ríos Piter, o del liderazgo de la líder indígena “Marichuy”, pero todo pareciera que algunos de los aspirantes independientes buscan participar para hacer “el trabajo sucio” de quienes tienen una real oportunidad de triunfo.

Recordemos que en nuestra Entidad vivimos algo parecido en el pasado proceso electoral a Gobernador, tuvimos un candidato independiente que se encargó de golpear mediáticamente a quien ocupó el segundo lugar en la elección para posteriormente sumarse a la administración de quien resultara ganador. Es probable que en 2018 veamos a los candidatos independientes en un cargo dentro del gabinete de la administración de quien resulte electo Presidente de México.

Espero estar completamente equivocado y que realmente los candidatos independientes vengan a participar presentado propuestas de fondo que tengan el objeto de llevar a este país a un mejor puerto. Es triste que algunos presuman que su única virtud sea no pertenecer a un partido político. Ser o no ser militante de un partido no te hace ser mejor gobernante o legislador, así como renunciar a un partido no te cura de tus pecados cual agua bendita.

México necesita un Presidente con visión de Estado, con proyecto de nación, alguien que sea independiente a los dueños de los medios de comunicación, independiente de la corrupción e independiente del crimen organizado, que deje su ego guardado y se ponga a trabajar en equipo.