CARLOS REA| Somalia: el olvido de una tragedia.

Por Carlos Rea.

358 muertos y más de 400 heridos. Estos fueron los resultados del peor atentado en la historia de Somalia. Las víctimas de la tragedia van desde niños hasta funcionarios del gobierno Somalí. La detonación de un coche bomba en la ciudad de Mogadiscio agravió la crisis en la que se encuentra el país africano, que según reporta CNN y las Naciones Unidas, ha sufrido hambruna y sequía en este año.

Mohamed Abdullahi, presidente de Somalia, declaró que necesitan del apoyo de la comunidad internacional para salir de la crisis, pues los daños en infraestructura y las pérdidas humanas superan la capacidad de acción del país. Hasta ahora solo Turquía y Catar han respondido a la petición del mandatario.

Llama la atención la poca cobertura mediática que ha tenido el presunto atentado terrorista que ha sufrido Somalia por diversos motivos. La comunidad internacional se ha pronunciado abiertamente a favor de combatir el terrorismo en el mundo desde el 9/11 en los Estados Unidos. Cuando países como Bélgica, Francia y los Estados Unidos han sufrido los estragos de este, la prensa internacional no titubeó en condenar los hechos y mantener una cobertura total. Gracias a esto, mandatarios de diversos países, empresarios y la sociedad civil han ofrecido su apoyo.

Tal parece que la posición geográfica y la capacidad económica de un país son características fundamentales cuando se trata de ayudar en un desastre o una agresión de grupos extremistas. Es importante recordar que Cuba y Costa Rica fueron víctimas de un huracán en el mismo periodo que ocurrió el temblor en México. A pesar de la devastación que sufrieron los países de Centroamérica, la respuesta por parte de la comunidad internacional fue muy pobre en comparación con la atención que recibieron los mexicanos.

Existe una jerarquización cuando se trata de recibir la atención del mundo. Los países en vías de desarrollo pasan a segundo término cuando no tienen una relación estrecha con potencias occidentales o cuando sus proyectos de nación tienen diferencias políticas y económicas con los dictámenes de instituciones como el Fondo Monetario Internacional. El continente africano siempre ha estado envuelto en problemas económicos, políticos y sociales por la diversidad y los intereses que hay en la región. Lo cierto es que un incidente como el ocurrido no fue suficiente para que la comunidad internacional se solidarizara con un país que ya arrastraba muchos problemas. Una vez más, el mundo se olvida de África.

 

Carlos Rea.

carlossrea@outlook.com