CARLOS REA| La decisión de Margarita.

Por Carlos Rea.

Tras 33 años de militancia, la ex Primera Dama y aspirante a la Presidencia de la República, Margarita Zavala, anunció su renuncia al Partido Acción Nacional. Sus motivos son claros: existe un grupo selecto en las altas esferas del PAN que impide participar en los próximos comicios a quienes no tienen la simpatía del dirigente nacional Ricardo Anaya, quien ha tenido confrontaciones con el grupo panista liderado por el ex Presidente Felipe Calderón por la anhelada Presidencia de la República.

Sin lugar a dudas esta decisión condicionará el rumbo de quienes aspiran gobernar desde  Los Pinos, pues la salida de la corriente que impulsa a Margarita debilitará a un Frente Ciudadano que no logra consolidarse, pese a contar con tres de las primeras cinco fuerzas políticas del país. El ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, acrecentó sus posibilidades de representar el ambicioso proyecto.

El coordinador de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, es uno de los optimistas ante la crisis de Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, pese a ser compañero de Anaya y Barrales respectivamente, ya que diversos analistas políticos han asegurado que el veracruzano lleva el papel de negociador dentro de la quimera electoral. Oportunidad que aprovechará para acrecentar las filas de su incipiente proyecto político cuya sede está en Jalisco, específicamente con el alcalde de Guadalajara Enrique Alfaro, aspirante a la gubernatura de su estado y, como indica la tradición política, ser el contendiente número uno para el 2024. Así podría consolidarse como el sucesor de la oposición en México en caso de un tercer fracaso de López Obrador.

La empatía no tardó en presentarse por parte del líder de Morena cuando se enteró de lo sucedido. Más que un acto de buena fe, la reacción del tabasqueño muestra una evidente alegría por la fractura de una de sus rivales de antaño. Los señalamientos de Margarita tienen similitudes en forma con las demandas de Monreal pero eso parece olvidarse cuando se cruzan los intereses del ex Jefe de Gobierno. Las traiciones políticas continúan siendo decisivas.

A pesar de las reflexiones expuestas, la sonrisa tras bambalinas se la lleva el perfil más discreto de la clase política actual. Un político que ven con simpatía las grandes élites empresariales del país y la oligarquía financiera internacional. Que cuenta con el apoyo del aparato gubernamental, que ha podido mantenerse en dos gabinetes presidenciales y ha sido titular de diversas Secretarías. Un hombre que no participa en confrontaciones, conciliador, sin escándalos de por medio, que poco a poco presenta sus credenciales para ser el candidato del oficialismo. José Antonio Meade es el verdadero ganador tras la decisión de Margarita. Mientras sus adversarios continúan rasgándose las vestiduras en los medios, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se mantiene pulcro a la espera del momento adecuado.

 

Carlos Rea.

carlossrea@outlook.com