Con renovado y ameno programa, la Banda  Sinfónica Juvenil ofreció su tercera gala 

Banda sinfónica Juveníl

 

Elafiche.mx/, celebró el Día Internacional de la Música, con un ameno programa con el que renueva su repertorio con piezas de autores aun vivientes y pocos tocados en México, que se caracterizan por una música de corte épico, con muchas percusiones y con las que provocó entusiastas aplausos en el público.

Bajo la dirección del maestro Baltazar Hernández Cano, en el Teatro Pablo de Villavicencio, se llevó a cabo el tercer concierto de gala anual de los cinco que realiza la Banda en este espacio, en el que brilló como solista en el corno el joven Ricardo López Llanes, para la pieza Cape horn (para corno francés y banda), de Otto M. Schwarz.

El programa abrió con la conocida Música para los juegos de artificio del rey HWV 351, de George Frederick Haendel, única pieza de autor fallecido del programa, en el que se integran hasta cinco percusionistas.

A continuación, el festín continuó con las piezas Ross Roy (Obertura para banda), de Jacob de Haan; le siguió con Cape horn, de Otto M. Schwarz, y cerró la primera parte con Apolo: mito y leyenda, de Rob Romeyn.

Luego del intermedio, siguió con la pieza De castillos y leyendas (La leyenda de la virgen blanca del castillo Kugelsburg), de Thomas Doss, otra de bella factura, interpretada limpiamente por los alumnos de la Escuela Superior de Música del ISIC.